Business-intelligence-o-conceito-que-está-mudando-as-empresas

Un aspecto importante para el proceso de toma de decisiones, Inteligencia empresarial es el recurso que darán forma al futuro de las adquisiciones corporativas

Aquellas decisiones que funcionaron en el pasado ya no son las únicas alternativas para respaldar las adquisiciones corporativas. Este enfoque retroactivo ha dado paso a los análisis realizados a partir de Business Intelligence (BI), la inteligencia empresarial es una forma de inteligencia artificial que ayuda en el desarrollo de estrategias efectivas para la orientación empresarial.

Si alguna vez las empresas necesitaron mantener un marco integrado para verificar contratos y crear informes, hoy BI es el futuro para la toma de decisiones en el área de adquisiciones.

Al combinar la tecnología de la información (TI) con las soluciones analíticas y de software que permiten aprovechar los datos de varias fuentes, como las utilizadas en compras corporativas, la inteligencia empresarial recopila información de sistemas como ERP y CRM y los convierte en información importante en tiempo real.

BI también puede ayudar al área de adquisiciones y al profesional respectivo a resolver los principales problemas relacionados con la información a largo plazo. “Bases de datos de clientes, datos en la nube de otros sistemas, hojas de cálculo de Excel … todos estos datos no estructurados se convierten en información relevante a través de BI”, comenta Marcelo Beccari, director de tecnología (del inglés chief technical officer o chief technology officer, abreviado como CTO)  de Mercadoe.

Verter datos

El flujo de datos multifacético no deja de crecer: en los años 90, se producían 100 gigabytes de datos en el mundo por segundo. Según un estudio de IDC y EMC, para 2020 llegaremos a 44 billones de gigabytes de datos.

Sin embargo, el desafío está en controlar el crecimiento exponencial de estos datos y su diversidad. Gracias a los algoritmos, el análisis de datos actual puede producir modelos predecibles, que incluyen todas las actividades de una empresa: contabilidad, presupuesto, relación con el cliente, organización interna y recursos humanos.

Con una lectura inteligente de dichos datos, una empresa es capaz de definir nuevos objetivos. “Este poder, que antes solo estaba en manos de desarrolladores y analistas, ahora está al alcance de todos y permite a las empresas descubrir información que antes estaba fuera de su control, de una manera fácil y visual”, explica Beccari .

¿Inteligencia empresarial o toma de decisión computarizada?

Creada en 1958 por Hans Peter Luhn, un investigador alemán, BI surgió cuando el almacenamiento de datos en archivos virtuales era aún una utopía. Esta situación continuó hasta 1989, cuando Howard Dresner le dio un nuevo significado. En sus palabras, el “nuevo” BI sería “un conjunto de conceptos y métodos para mejorar la toma de decisiones a través de sistemas de análisis de datos fácticos”.

Sin embargo, su creador no pudo prever que las herramientas de análisis de decisiones de Business Intelligence podrían ir más allá de la simple presentación de informes. “El BI de hoy no es lo mismo que vimos en el pasado. En ese momento, teníamos bases transaccionales para crear informes. Ahora está más centrado en el descubrimiento “, agrega Beccari.

La capacidad de esta herramienta para controlar la actividad de la empresa y llevar a cabo la gestión de las elecciones supera cualquier habilidad humana. Se logra con la ayuda de la Inteligencia Artificial (AI por sus siglas en inglés) y el Aprendizaje Automático, que proporcionan el panorama completo de los gastos, riesgos y rendimiento, y proporcionan una visión de 360 ​​grados de toda la empresa.

Business Intelligence puede detectar problemas nunca antes identificados

Encontrar respuestas puede ser realmente complejo. A veces, ni siquiera sabemos exactamente lo que estamos buscando. En este caso, BI puede ayudar a encontrar aquellos elementos que han pasado desapercibidos antes. “ME Boost, la herramienta de BI de Mercadoe, es vital para ayudar a responder preguntas que aún no hemos hecho”, dice Beccari sobre el motor que viene con todas las soluciones de la compañía.

La magia ocurre con Data Discovery, que muestra y realiza un análisis estratégico de los datos, por lo que se pueden encontrar las respuestas correctas. Como resultado, los informes predefinidos se utilizan cada vez menos para llevar el análisis de la información a todos los niveles de la empresa.

Al ser un motor de búsqueda altamente escalable, esta inteligencia almacena y analiza grandes volúmenes de información e interpreta contenido, como gráficos que se pueden ver en un panel de control con características personalizables, de acuerdo con las necesidades de cada usuario.

Con respecto a las adquisiciones corporativas, BI pone a nuestro alcance todos los componentes para un análisis preciso que puede conducir a la correcta gestión. ME Boost, como lo explicó nuestro director, va más allá de los informes y muestra los datos recopilados como gráficos, líneas de tendencia y mapas. “El usuario puede verificar las compras de un proveedor por categoría, estacionalidad, geografía y unidad de negocios. También puede identificar anomalías de compra, plazos de entrega y tendencias a favor de un proveedor o segmento específico ”, explicó Beccari. “Las posibilidades son infinitas”.

La Inteligencia Empresarial estará en todas partes

 Con interfaces más livianas, excelente usabilidad y soluciones intuitivas basadas en SaaS (Software as a Service), las características actuales de BI también incluyen movilidad. Esto hace que los datos importantes y los indicadores clave sean accesibles desde la pantalla de un teléfono inteligente.

Según Gartner, “En los próximos 2 años, el 75% de las empresas y sus ecosistemas (clientes, proveedores y competidores) serán usuarios activos de las herramientas de análisis”.

De esta manera, un ciclo claramente definido de BI ayuda a las empresas a establecer objetivos, analizar el progreso, obtener información, actuar y medir los resultados. La Inteligencia Empresarial es definitivamente una estructura de gestión del rendimiento que seguirá el pasó a las soluciones de su empresa.